alojamiento.htm
 
FUNDAMENTOS
 

1.- La sociedad actual vive un tiempo en el que se despliegan diversas prácticas ligadas al lenguaje. Se habla, lee y escribe para pensar y recrear el mundo, para educar, para crear conocimiento, para disfrutar, para estudiar, para comunicarse...

El Congreso “Leer, escribir y hablar hoy” pretende ser un espacio multidimensional para que toda la comunidad participe buscando un nuevo sentido y responsabilidades en la alfabetización de sus generaciones jóvenes para que puedan participar activamente en la cultura letrada.

2.- En la actualidad, en distintos ámbitos, se debate y se reflexiona sobre los problemas que evidencian alumnos y egresados en cuanto a la interpretación y producción de discursos orales y escritos. Como consecuencia de estos análisis se producen cíclicamente cambios en el sistema que no abordan, o lo hacen de manera poco eficaz, la cuestión fundamental: las deficientes prácticas de lectura, escritura y comunicación oral, no sólo de los alumnos sino también de los adultos que alfabetizan.

Si entendemos que alfabetizar es incluir a niños, jóvenes y adultos en la cultura de lo escrito, entonces es deber del Sistema Educativo formar a sus alumnos y prepararlos para su desempeño académico o laboral en la era de la globalización, permitiéndoles desarrollar un espacio interior en constante crecimiento y una vida ciudadana plena.

La responsabilidad de la educación obligatoria es formar a los alumnos no sólo como hablantes, lectores y productores de textos competentes y eficaces sino también como practicantes de la cultura escrita, como intérpretes críticos de los mensajes de los medios de comunicación, como personas capaces de hacer oír públicamente su voz en los diversos contextos en los que se desempeñen y dispuestos a escuchar las voces de los otros como ciudadanos concientes de que el lenguaje no es ajeno al poder y de que el mayor o menor prestigio otorgado a los usos y formas lingüísticas propios de un grupo social está relacionado con la posición más o menos favorecida de ese grupo en la sociedad 1

En este contexto, es necesario provocar e incentivar la crítica y la autocrítica de los agentes educativos en cuanto a las prácticas de lectura, escritura y comunicación oral que promueven y a sus propias prácticas como usuarios de la lengua. Impulsar esta actitud crítica implica sostener la idea de los responsables de la educación2 como trabajadores intelectuales capaces de reflexionar sobre su práctica, mostrar el resultado de experiencias eficaces y proponer cambios en el sistema cuestionado.

3.- El Congreso reconoce también otros ámbitos y entidades implicados y responsables del problema:

  • La Familia en la cual se inicia el contacto de los niños con la cultura letrada. El papel de los padres como mediadores es fundamental para que sus hijos se apropien no sólo de las conductas lingüísticas sino también de los rituales, los usos y las costumbres asociadas a ellas además del valor dado a su utilización (Lerner y otros, 1999)
  • La Biblioteca es la institución que reúne las dos condiciones necesarias para lograr una alfabetización de calidad: la existencia de objetos culturales (material de lectura) y de mediadores (bibliotecarios). Desde esta posición de privilegio la acción alfabetizadora de la biblioteca debe irradiarse a la comunidad.
  • La comunidad a través de sus instituciones políticas, culturales y recreativas incide también en el proceso de alfabetización permanente. Cada lugar de la comunidad, (la casa, la calle, la plaza, los paseos, las celebraciones, etc.) son, o debieran ser, lugares donde se establecen colectividades de lectores, escritores y hablantes.
  • Los Medios Masivos de Comunicación tienen actualmente un impacto innegable en la sociedad; no sólo informan sino que forman opinión. Proponen temas que luego son objeto de debate social, crean imágenes sobre países, culturas y religiones remotas y mensajes que serán reinterpretados por el que mira, lee y escucha. Los medios y los comunicadores deben tomar conciencia de sus responsabilidades frente a los jóvenes y a la sociedad. Los ciudadanos tienen derecho a analizar los hechos sociales, a construir una opinión y a tomar posición frente a ellos.

Es por ello que el Congreso Leer y Escribir Hoy convoca no sólo a docentes, profesores, investigadores y bibliotecarios sino también a padres, escritores, periodistas, jóvenes y voluntarios de instituciones diversas. Cada uno de ellos aportará al conocimiento y debate del problema que se plantea.

4.- La siguiente cita de Emilia Ferreiro plantea el meollo del problema que se abordará en este Congreso:

"Todos los problemas de la alfabetización comenzaron cuando se decidió que escribir no era una profesión sino una obligación y que leer no era marca de sabiduría sino de ciudadanía."

Esta consideración implica reconocer que:

  • La idea democratizadora subyace en el proceso alfabetizador pues leer, escribir y expresar oralmente la palabra propia es una cuestión de derechos y obligaciones por parte del alfabetizado y del alfabetizador.
  • La alfabetización es condición necesaria para la formación del ciudadano. El analfabetismo provoca exclusión social de la misma manera que lo hacen: la pobreza, la falta de trabajo y la enfermedad.
  • La alfabetización que reciben las nuevas generaciones es deficiente pues no asegura el acceso a la cultura letrada. El iletrismo afecta a gran parte de los egresados del sistema educativo, actuales o futuros ciudadanos, quienes, a pesar de haber recibido en su juventud y en la escuela el diploma de "alfabetizados", no han desarrollado ni el gusto ni las competencias necesarias como lectores, escritores y hablantes que les aseguren su participación en la vida ciudadana.
  • El problema de la lectura va unido, indefectiblemente, al de la escritura. Se comprende mejor el texto escrito cuando el usuario es también un escritor y, como tal, utiliza diversas estrategias y recursos para hacerse comprender por el lector. Y, viceversa, un escritor se forma como tal a través de múltiples e inacabables lecturas en las cuales va descubriendo estrategias, estilos y recursos para hallar la propia manera de “decir su palabra”. Al mismo tiempo, la comunicación oral es imprescindible para el desarrollo de las situaciones de lectura y escritura pues contar, comentar, discutir, argumentar permite una mejor interpretación del texto o una más ajustada escritura.
  • La alfabetización como derecho se imbrica con la concepción freiriana que la define como acción cultural a favor del propio pueblo. Paulo Freire3 reconoce como finalidad de este proceso una educación liberadora o de concientización a través de la cual el alfabetizado despierta a la realidad social conciente de su lugar en la historia. La alfabetización es un acto de conocimiento, es acción, reflexión y toma de posesión. De ahí que alfabetizar es enseñar a leer, escribir y hablar de manera tal que el proceso sea en todo momento reflexivo, crítico y propiciador de autonomía, características que identificarán al futuro ciudadano.

Planteado en estos términos el problema y los desafíos que éste provoca, son múltiples las cuestiones que habrán de considerarse en el ámbito del Congreso:

¿ Qué responsabilidades deberá abordar cada uno de los niveles del sistema educativo frente a las carencias de sus alumnos y egresados con respecto a la comunicación oral, la lectura y la escritura? ¿Cuáles son sus recursos, estrategias y proyectos?

¿Cómo debiera ser la formación de los profesionales de la educación para enfrentar estos desafíos? ¿Cómo diseñar y desarrollar una formación adecuada para la propuesta de formar al ciudadano crítico?

¿Cómo acompañar y participar en el proceso alfabetizador desde la familia tomando conciencia de su responsabilidad? ¿Cómo puede la escuela hacer participar a la familia en las acciones destinadas a promover las prácticas del lenguaje? ¿Cómo incidir en un acercamiento entre el sistema y los otros agentes educativos? ¿De qué manera se les da cabida a estos agentes en el proceso alfabetizador y cómo se los prepara para ello?

¿Qué acciones incumbirían a la biblioteca como para asumir su rol de mediador entre el libro y el lector? ¿Su responsabilidad acaba en la atención del usuario de la biblioteca o debe salir en busca de nuevos lectores promocionando las prácticas del lenguaje en general?

¿Cuál es el rol que pueden desempeñar las instituciones de la comunidad en la promoción de la lectura, la escritura y la comunicación oral? ¿Puede el estado municipal implementar políticas sociales que apunten a la formación de un ciudadano alfabetizado?

Los medios de comunicación masivos, en especial la radio y la televisión, ¿son conscientes de su responsabilidad con respecto a la formación del ciudadano crítico? ¿Debería intervenir el Estado en ese sentido? ¿Cómo pueden los medios de comunicación incidir en este proceso de alfabetización de calidad para las distintas generaciones?

¿Asumen la Universidad y los Institutos de Formación Docente la responsabilidad de formar a los egresados como para integrarse al campo laboral con los conocimientos necesarios para favorecer una alfabetización de calidad? ¿Qué acciones despliegan estas instituciones para lograr la alfabetización académica de sus alumnos?

Aquellas personas no dedicadas a la educación y sin relación evidente con ella, ¿qué prácticas de lectura, escritura y comunicación oral hacen para sí mismas y en su profesión que las convierten en competentes y exitosos en lo que hacen? ¿Cuáles son las prácticas de lectura, escritura y comunicación oral que les permiten desarrollarse como profesionales o trabajadores?

¿Cómo puede acompañar la oferta editorial a un verdadero proceso alfabetizador? El libro frente al desafío de otros soportes textuales ( internet y nuevas tecnologías).

¿Qué políticas educativas en la actualidad abordan el problema de la deficiente alfabetización? ¿Son efectivas? ¿Qué disociación existe entre el conocimiento del problema y el establecimiento de políticas para solucionarlo? ¿Cuáles son las reales dificultades con las que tropiezan los agentes de la política educativa para resolver el problema a partir de los diagnósticos existentes?

¿Por qué proyectos y experiencias que han mostrado impactos positivos a nivel micro (comunidades, barrios, instituciones) no impactan en el diseño de las políticas ni son aprovechados como retroalimentadores? ¿Por qué las políticas educativas no sistematizan los proyectos y experiencias puntuales que han tenido impacto demostrado en el sistema educativo y en toda la comunidad?

Estas cuestiones no se agotan con la anterior enunciación. Ellas y otras, planteadas por los participantes del Congreso, pero en estrecha relación con el problema, deberán ser discutidas por docentes, padres, bibliotecarios, estudiantes, periodistas, especialistas, autores y comunicadores preocupados por la educación de nuestros niños y jóvenes en particular y de la sociedad argentina en general.

 
1. LERNER, D. y otros (1999) Enfoque para la enseñanza y propósitos . Prediseño Curricular para la educación General Básica, Primer Ciclo. Dirección de Currículum -Dirección de Planeamiento- Secretaría de Educación - Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
2. Se entiende como responsables de la educación no sólo a los docentes sino a los diseñadores y ejecutores de las políticas , a las instituciones de formación académica, a los creadores de currículos, a los asesores y consultores que implementan actualizaciones y capacitaciones, etc.
3. FREIRE, PAULO (1972 ) Pedagogía del oprimido . Buenos Aires: Siglo XXI editores.
 
 
 
 
FORMULARIO DE
INSCRIPCION
 
CONTACTO